Select Page

Windows 8: Entre el amor y el odio

Windows 8: Entre el amor y el odio

Queda poco para que Windows 8 le llegue al gran público, un último paso en el desarrollo del producto que aparecerá en forma de Release Preview, y algunas de las preguntas a las que incita el próximo lanzamiento de Microsoft son: ¿tendrá la misma gran acogida de Windows 7? ¿Mejor? ¿Volverá a defraudar como hizo Vista?

Es difícil predecir qué sucederá una vez Windows 8 irrumpa en el mercado, pero las reacciones de los usuarios que han probado las versiones previas del sistema son bastante optimistas, aunque un tanto encontradas en lo relacionado con su nueva interfaz de usuario, Metro.

A pesar de todo, de lo que ya se sabe y de lo que fata por conocerse, te invitamos a descubrir algunas razones por las que posiblemente amarás y odiarás al nuevo sistema operativo de Microsoft.

Amarás Windows 8 por:

– La interfaz Metro en pantallas táctiles. La nueva interfaz es rápida, fluida y atractiva, además de muy fácil de usar. De hecho, para algunos, Metro hace que iOS parezca una recopilación antigua de iconos y Android una colección de widgets.
– Internet Explorer 10. La propuesta de Microsoft es más acorde con los estándares de lo que lo han sido cualquiera de las versiones anteriores, además de un amplísimo soporte a HTML 5 y una velocidad superior.
– Sincronización. Puedes registrarte en otra máquina y muchas herramientas y contenidos estarán disponibles para ti gracias a la red.
– Restaurar. Puedes volver a dejar tu PC “como nuevo” en minutos sin necesidad de reinstalar nada.
– Arranque más rápido. Se reduce significativamente el tiempo necesario para poner en marcha el ordenador.
– Windows 86.- Conectividad. Windows 8 permite conectar más rápido, integra mejor las redes móviles e inalámbricas, además de permitir rastrear el uso de éstas. Incorpora un modo de vuelo muy útil en los aviones.

Odiarás Windows 8 por:

– Iconos de aplicaciones en la pantalla de inicio. Microsoft necesita “limpiar” un tanto el método usado para incorporar enlaces a las aplicaciones en la pantalla de inicio.
– Mal funcionamiento con monitores múltiples. Cuando cambias al segundo monitor, la interfaz Metro personalizada desaparece, dando paso a una versión más estándar, lo que no permite explotarla en todo su potencial. La solución reside en aplicar los mismos cambios en una y otra interfaz.
– Aplicaciones Metro. A priori, las aplicaciones “estilo Metro” deben ser muy interesantes, pero la mayoría de las aplicaciones disponibles para la Consumer Preview no lo son.
– Desplazamiento horizontal. En su mayor parte, las aplicaciones están organizadas de izquierda a derecha, dejando espacios en blando entre medias, algo incómodo si nos movemos en un PC tradicional.
– Imposible evitar Metro. Si utilizas un ordenador, tú puedes cambiar a un entorno de escritorio tradicional, con iconos, y quedarte en él. Sin embargo, Windows 8 te impone arrancar con Metro y volver a esta interfaz con mucha frecuencia.
– Aplicaciones “estilo Metro” a pantalla completa. En ocasiones, necesitas abrir dos aplicaciones de forma simultánea en tu pantalla, y Metro abre las aplicaciones a pantalla completa por defecto. Cierto es que es posible cambiar esto, pero no todas las aplicaciones lo permiten.

Y nuestros estimados lectores ¿Se cambiarán a Windows 8 o seguirán con su sistema operativo actual?


[Fuente]

About The Author

Enrique Torcat

Odontólogo, Docente Universitario, Geek y Gamer. Fanático de los gadgets, las nuevas tecnologías, hardware, software e internet.

Pin It on Pinterest

Share This